«

»

May 30

Concurso de relatos breves


CARMEN SALVADOR. PROYECTO LINGÜISTICO DE CENTRO

Resolución del Concurso de Relatos Breves utilizando prefijos de negación

Ya tenemos los resultados del concurso. Nos lo hemos pasado muy bien leyendo vuestros relatos. Gracias, una vez más, a todos los participantes, y nuestras felicitaciones a los ganadores:

 

PREMIO AL MEJOR RELATO

Pericón, un niño analfabeto

Escrito por Miguel Albertín, de 1º ESO A

Érase una vez un niño analfabeto. En el colegio lo agobiaban y lo llamaban anormal. Los niños con él eran muy antipáticos porque era muy guapo y a las niñas les parecía irresistible, pero la irregularidad de su problema era muy grande. Pericón tenía dieciséis años pero parecía mucho más joven porque era de estatura baja y delgado. Su analfabetismo era irreversible. Él vivía en Marbella y tenía mucho dinero. Los niños cuando lo veían le pegaban y le insultaban.

Pericón iba de camino al colegio en coche cuando, de repente, su padre se puso a adelantar en línea discontinua y el policía lo pilló. Pericón tuvo que ir a declarar. Pero como era analfabeto, no sabía leer ni escribir, no dijo nada.

Hoy a Pericón le ha pasado una desgracia: un loco ha ido al instituto y ahora es acéfalo. ¡Pobre Pericón! Hoy ha muerto…

 

MENCIÓN ESPECIAL AL RELATO MÁS IMAGINATIVO

(Sin título)

Escrito por Marco Roca, de 1º ESO A

A una casa céntrica de Pekín, junto a una heladería con nombre anormal, yo llegué ayer a las cinco en punto de la tarde, un poco a disgusto, porque ese barrio solía ser ilegal.

Cuando entré la casa estaba muy dejada, con telarañas y cucarachas. De repente sonó el teléfono de forma irregular y no sabía si cogerlo. Después de pensarlo, armado de valor, lo cogí. No entendía lo que decían… era una voz discordante hablando ruso y colgué.

Recuerdo que una carta me dijo que me reuniera en esta casa con un comerciante. No sé por qué vine, creo que por una irresistible curiosidad. Cuando entré en la habitación había un cuerpo acéfalo en el suelo; parecía escribir algo, pero parecía analfabeto porque yo no entendía lo que ponía. Al intentar leerlo sentí un temblor. Después no recordé nada hasta que llegué aquí.